¿Tienes hora?

domingo

Galileo Galilei, Guillermo Collado

Hoy actualizo para hablar del capítulo de Galileo Galilei y tras haber publicado la entrada donde determinamos G. Hoy nada de cálculos, tablas y gráficas. Hoy solo Galileo.

No voy a contar otra vez lo mismo que el libro, entre otras cosas porque no saldría muy bien parado de la comparación con Leyva, pero sobre todo porque la entrada está dirigida a quien ya leyó al sevillano y no quiero aburrirle haciendo leer dos veces lo mismo. Por lo tanto reduciré la biografía del genio y me centraré en el experimento, el contexto histórico y en mi valoración del capítulo y de su análisis.



Aunque no me extienda demasiado creo que es importante tener una idea general, de forma resumida, de la vida de Galilei.
Básicamente cabe decir que nació un año después de que se acordara definitivamente el concilio de Trento, es decir en 1564. Este hecho marcará gran parte de su vida puesto que apoyará teorías afines a Copérnico a pesar de ser católico convencido.
Galileo nunca tuvo problemas, nació en una acomodada familia en Pisa y siempre tuvo amigos importantes. Inclusive el Papa, quien luego resultó ser su peor enemigo condenándolo a algo similar a la prisión domiciliaria actual.
Fue un gran matemático y filósofo, un mediocre poeta y sobre todo un genial e innovador astrónomo, en contra del pensamiento de la mayoría de la población con los que compartía privilegios.
Murió gravemente enfermo en 1642.

CONTEXTO HISTÓRICO



(URBANO VIII)

Galileo vivió en una etapa convulsionada, por una parte el antiguo feudalismo terminaba su oscura existencia y por otra, algunos de los privilegiados de ese sistema pretenden mantener su poder, surgiendo crisis internas como la causada por Lutero dentro de la Iglesia Romana.
Lutero es un monje alemán que decide contar la verdad sobre la institución eclesiástica de aquella época, su corrupción y su hipocresía causando estragos en lo alto de la cúpula vaticana. Las ideas de Lutero tienen gran aceptación entre los nobles del centro y norte de Europa y la iglesia católica decide reformar su estructura, dando lugar al concilio de Trento.
Las consecuencias de este en lo que afectaría a Galileo son básicamente que la Inquisición adquiere un carácter muy conservador y castigaría a quien contradijera en lo más mínimo la doctrina papal.
Ahí es donde el italiano encontraría su mayor problema:
'Si soy católico debo creer las Sagradas Escrituras, pero por otro lado tengo el convencimiento de que éstas no se ajustan a la realidad en algunas de sus ideas'.
¿Qué hacer? Galileo optó por seguir el consejo de su padre, un consejo sabio y que me parece muy educativo:

Me parece que aquellos que sólo se basan en argumentos de autoridad para mantener sus afirmaciones, sin buscar razones que las apoyen, actúan en forma absurda. Desearía poder cuestionar libremente y responder libremente sin adulaciones. Así se comporta aquel que persigue la verdad.

Y persiguió la verdad al igual que lo harían otros en su época como por ejemplo Giordano Bruno. Pero a Galileo le gustaba demasiado vivir y le gustaba demasiado vivir bien y por ello nunca contradijo a la Iglesia de un modo tan abierto, directo y descarado como Giordano, al cual condenaron por hereje.
Gaileo llegó a conclusiones como las de Kepler o Copérnico, renegando de los modelos Eclesiásticos y Aristotélicos.
El Sol debía ser el centro y la Tierra era un planeta más, de acuerdo, pero ahora había que convencer a la Iglesia de que le dieran el permiso para publicarlo. Al principio eso no fue un problema pues su amigo Maffeo Barberini, un cardenal importante le concedería estos permisos con tal de que se plantearan como hipótesis y no como hechos refutados.
Más tarde el cardenal fue Papa, Urbano VIII y ya se sabe en estos c
asos... le denegó permiso para una insinuación más.
La lucha de Galileo y de otros renombrados científicos, artistas y pensadores de su época promovieron un cambio que derivaría en la ciencia moderna y en conceptos del mundo que aún persisten hoy.

Galileo, por su parte es autor de grandes aportaciones que paso a nombrar:

APORTACIONES

En primer lugar, su capacidad para la medición y la constante repetición de sus experimentos generaron en el la idea de que este es el modo a seguir para poder dar un experimento como válido. Esta es una de las ideas del método actual, el archiconocido MÉTODO CIENTÍFICO, del cual otras ideas también pertenecen a Galileo junto a Francis Bacon.
Es denominado el 'padre de la ciencia moderna' porque es uno de los principales motores de la revolución científica y también 'padre de la física moderna' por su gran aportación. Esta consiste en infinidad de telescopios, investigaciones relacionadas con las supernovas, con los tiros parabólicos o con balanzas hidrostáticas, termómetros, imanes o péndulos capaces de tomar la tensión. Pero si hay un experimento, una investigación que le hace famoso esa es la que estudia los movimientos acelerados.

EL EXPERIMENTO




g = (0 , -9.8) m/s2; así que g = 9.8 m/s2 ¿Por qué? Esta es la conclusión de Galileo tras reflexionar acerca de los movimientos de caída de cualquier objeto.

El aristócrata y científico se percató de que el movimiento de los cuerpos al caer es un movimiento acelerado, lo que significa una diferencia de velocidades, por lo que esta no podía aumentar de forma lineal.
Galileo por ello negaba las teorías de Aristóteles acerca de la caída de los cuerpos las cuales afirman que el peso es la constante de proporción entre tiempo y distancia (una proporción inversa, claro) y para demostrar que se equivocaba quiso hacer un experimento. Se subiría a la torre de pisa y dejaría caer objetos de diferente masa para que todo el mundo viese que caían al mismo tiempo. El experimento le demostró a Galileo lo que quería, pero no fue del todo exitoso pues las bolas cayeron en tiempos diferentes aunque la diferencia era mucho menor que la que habría propuesto Aristóteles. Por ello y por las dificultades en la toma de medidas decidió cambiar la torre inclinada de Pisa por una tabla de madera que inclinaría sobre el suelo y sobre la cual trabajaría para disminuir el rozamiento.
Dejó caer bolas diferentes y tomó tiempos para distancias diferentes. Dedujo:



Que nada tenía que ver el peso, la aceleración es la que explica la velocidad, junto al tiempo (v=at) y por ello en ausencia de rozamiento (ahí entra en juego la aerodinámica de cada cuerpo) la velocidad y el tiempo de llegada serían los mismos en distintos objetos.

Que este movimiento se puede descomponer en dos partes, una vertical y una horizontal, pero ambas descritas siempre por movimientos acelerados. Utilizó así un concepto primitivo de vector.

Como consecuencia de la idealización que llevó a cabo para describir los movimientos en planos inclinados inició un método para describir la realidad que es el actual. En este se idealiza y se simplifican las condiciones del experimento y luego se realizan modificaciones y aproximaciones sucesivas a la realidad.

VALORACIÓN PERSONAL

En primer lugar quiero valorar el capítulo desde el punto de vista formal. Me parece diferente al resto por ser más biográfico que puramente físico, esto me parece entretenido por definición, lo diferente atrae pero por otra me parece que la biografía es muy extensa y se puede hacer pesada en algunos momentos. A mi no me lo pareció demasiado sobre todo por la capacidad del escritor para describir perfectamente la situación en la que vivía y acercarnos a su persona tan solo relatando la biografía del físico. Además del ya descrito en otras ocasiones estilo ameno y comprensible que caracteriza a Manuel Lozano.
Desde el punto de vista del contenido creo que es muy interesante la figura de Galileo porque a pesar de que se describa como alguien a quien le gusta vivir bien, acomodado y entre ricos como siempre hizo, es alguien comprometido con la verdad lo cual le lleva a tener enfrentamientos con la Iglesia que terminan con su encarcelamiento.
Este esfuerzo en un mundo en el que nada se salía de la más estricta (y opresora en muchas ocasiones) religiosidad es algo admirable, más allá de su gran capacidad como pensador que está fuera de toda duda.

Guillermo Collado Wilkins